domingo, 19 de febrero de 2012

The longest yard

Fue algo sobre Sor Juana Inés de la Cruz y yo estaba en la esquina contraria a la esquina aquella donde uno solamente se mira y sonríe.

Sé quiénes estaban a la par mía, pero por si alguna vez lo olvido voy a escribir sus nombres aquí: Macay, Osorio y Dinorah. No recuerdo ni una puta palabra sobre esa cosa que sé no fue una charla pero sí recuerdo todo lo demás.

Crucé el gimnasio hasta llegar al otro lado y por primera vez lo hice. Frente a ese pasillo y en medio de todas las personas. Fue un recorrido de 25 metros bastante memorable. Detrás de tu espalda. Pero ya nadie lo recuerda, ni toda la gente que estaba ahí, ni ella que fue la única en notarlo, o mucho menos vos. Incluso yo debería haberlo olvidado ya pero a veces se me aparecen recuerdos en medio de bostezos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada